Sopita de fideos es la que se come 48% más desde que inició de la pandemia

La gente come más sopa de pasta por su bajo precio y porque pasan más tiempo en casa, señalan expertos

Sopita de fideos es la que se  come 48% más desde que inició de la pandemia

CIUDAD DE MÉXICO. - El consumo de pasta para sopa en el país ha crecido considerablemente desde el inicio de la pandemia de coronavirus, una tendencia que puede atribuirse al bajo costo de estos productos y a que la gente pasa más tiempo en casa y, por lo tanto, está cocinando más.

Lo anterior se desprende de un análisis realizado por la avenía Nielsen Connect México citado por el diario especializado El Financiero con motivo del Día Mundial de la Pasta que se conmemorará el próximo 25 de octubre.

En el documento, se destaca que las ventas del producto se han incrementado 48 por ciento desde el mes de marzo, cuando inició la Jornada Nacional de Sana Distancia y millones de personas iniciaron un periodo de aislamiento para detener la propagación del Covid-19.

La pasta suele venderse en paquetes con un costo que va de los 6 a los 13 pesos, y además puede servirse como entrada o plato fuerte, característica que la convierten en uno de los alimentos al que más recurren los mexicanos.

Consumo de sopa de pasta crece durante pandemia

Datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) agregan que la venta en general de productos de pasta se incrementó más de 20 por ciento a tasa anual entre los meses de marzo y julio, coincidiendo con los meses en que el confinamiento fue más severo.

Yanira Reyes, líder de análisis de Nielsen, señaló al diario la pasta para sopas tiene otras ventajas sobre otros alimentos, pues tarda mucho más en expirar comparado con los perecederos, y es de fácil almacenamiento y preparación.

Por su parte, un analista de la consultoría Kantar México apuntó que 99 por ciento de los hogares de México tiene pasta en su alacena.

Además, señaló que durante la pandemia se ha observado un incremento en la venta de empaques con mayor contenido, debido principalmente a que los mexicanos tienen más tiempo para cocinar.

México es el décimo segundo país que más consume pasta en todo el mundo, con una ingesta promedio de 8.7 kilogramos por habitante.