Consejos prácticos y Tips para controlar la ira de una manera efectiva

Consejos prácticos y Tips para controlar la ira de una manera efectiva

Respirar es parte fundamental del cuerpo, no solo para mantenerte con vida, sino que además, utilizándolo de la manera apropiada.

Puede ser un gran aliado para superar situaciones difíciles.

En donde la cantidad de emociones que debes enfrentar es tal que puedas terminar abrumado, y por ende, toda la situación puede salirse de control.

Para ayudarte a superar las situaciones de ira antes que las cosas lleguen a ponerse peor, es recomendable que respires profunda y lentamente.

Con esto lograras que tu atención se centre en otro tipo de situación. Con lo cual, tu nivel de estrés se reducirá, evitando un potencial conflicto.

1. Practica yoga

Este es un tipo de actividad muy relajante, cuyo propósito es el de obtener control de cada parte de tu cuerpo.

El propósito principal del yoga, es el de adquirir el control total de cada parte de tu ser. Una vez que hayas ingresado, simplemente debes llevar tu atención a otro sitio, mediante el uso de diferentes ejercicios.

2. Ejercítate

Ejercitarte tiene efectos directos en tu cuerpo muy potentes. En primera instancia, aumentas tu rendimiento físico, lo que traerá cambios positivos a tu autoestima.

Como segundo punto podemos mencionar que el ejercicio es una excelente válvula de escape para tu cuerpo y mente, ayudándote a eliminar todo el estrés diario, y con ello te mantendrás en un estado más tranquilo.

De tal manera que resulta mucho más difícil hacerte enojar.

3. Se positivo

El poder del pensamiento es fundamental en esta instancia. Si eres una persona que tiende a enojarse muy rápidamente, entonces debes prestar especial atención a este punto.

Mantener una actitud positiva en todo momento disminuye el riesgo de contraer ira por cualquier tipo de eventualidad.

4. Utiliza PNL

La programación neurolingüística, o PNL como también se le conoce, es una forma de configurar tu mente para lograr lo que deseas.

Esto se hace mediante la creación de afirmaciones, al igual que la implementación de nuevos hábitos.

5. Ver una perspectiva diferente.

Cuando nos molestamos, tendemos a visualizar el problema desde el punto de vista más negativo, llegando incluso a exagerar increíblemente por un evento que resulte ser algo muy simple.

Tomar en cuenta otro punto de vista del problema te ayudara a ver el vaso medio lleno, con lo que el problema que te había vuelto iracundo, ahora no parece la gran cosa.

6. Resuelve problemas

Siempre buscamos tener el control en todo lo que hacemos. Justamente la pérdida de control es lo que nos impulsa a volvernos unos monstruos poseídos por la ira.

Si todos los días sales de tu casa en coche al trabajo, y resulta que hoy no quiso encender, y casualmente lo necesitabas para desarrollar algunas actividades adicionales muy importantes.